En la actualidad, la odontología se ha convertido en un bien de consumo, mercantilizando el negocio y dando lugar a la degradación de la profesión.

 

Es evidente que entre clínicas privadas y clínicas franquiciadas existen claras diferencias. El paciente en muchas ocasiones se percata, pero asume ciertas carencias por el “bajo precio” de su tratamiento. Para comenzar, un centro dental debe priorizar la salud bucodental del paciente y no llegar a objetivos económicos mensuales a toda costa.

La realidad en muchas ocasiones es que quienes acuden a una franquicia a arreglarse la boca se arriesgan a convertirse en conejillos de indias. Se ha equiparado la odontología a un producto de consumo en el que la oferta del día es la que prima a la hora de elegir un tratamiento.

Recientemente el Consejo General de Dentistas de España ha aprobado crear un Observatorio para el Estudio de la Publicidad Odontológica con el que denunciar mensajes engañosos, teniendo en cuenta la proliferación de anuncios y campañas que no son veraces y que pueden llevar a error a la ciudadanía. A error y a un problema.

 

«El objetivo que perseguimos los dentistas es, proteger al paciente de posibles engaños, aprovechando su desconocimiento».

 

Va siendo habitual visitar a pacientes por primera vez en la clínica, siendo el motivo principal de consulta la disconformidad o el fracaso prematuro de rehabilitaciones. El paciente es el primer y último afectado de este problema actual en nuestra profesión. Además, la mayoría de pacientes afectados son los más necesitados, precisamente la parte más débil de la sociedad.

Debemos añadir que el paciente no sabe que “hay materiales que se traen de Brasil o China en los cuales no se controla ni la cantidad o tipo de titanio que puede tener el implante dental”. “Se compran materiales a granel que no vienen suficientemente esterilizados” y lamentablemente no existe una normativa de control/calidad.

 

Te aconsejamos que seas crítico y te dejes guiar por un equipo integral que te explique de una forma clara tu problema y siempre te de alternativas de tratamiento donde tú puedas decidir.

Tu boca Depende de ti.