La relación entre la enfermedad cardiovascular y las infecciones dentales, entre ellas la caries y las periodontitis está siendo muy estudiada. Desde nuestro criterio, cuando se trata a un paciente debemos realizarlo desde una visión integral, es decir, no solo centrarnos en “un diente o un tratamiento concreto”.

 

 

“En muchas ocasiones un diagnóstico oral integral nos ayuda a detectar afecciones sistémicas hasta el momento desconocidas por el paciente, por ejemplo, diabetes, hipertensión, entre otras.”

 

 

La aterosclerosis, el principal proceso subyacente de la enfermedad cardiovascular, es una dolencia de origen múltiple y de base inflamatoria, ocasionada por el acúmulo de lípidos y tejido fibroso en la pared arterial. A pesar de los progresos de las últimas décadas en cuanto a la prevención, el diagnóstico y tratamiento de la ateroesclerosis, las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte en el mundo.

Está demostrado que la enfermedad periodontal o periodontitis puede intervenir en la causa de la ateroesclerosis debido a bacteriemias (tránsito de bacterias en sangre provocadas por un foco infeccioso) ocasionales que surgirían de las bolsas periodontales.

Recordemos que la enfermedad de las encías, conocida como periodontitis, es una inflamación crónica que dan lugar a la pérdida de los tejidos que rodean al diente, tanto hueso como encía, y que provoca en los casos más severos la caída del diente.

 

En las enfermedades periodontales se libera en la sangre una gran cantidad de mediadores inflamatorios que pueden depositarse en diferentes órganos; En este sentido, se ha demostrado que la presencia de ciertos mediadores inflamatorios en las arterias coronarias es capaz de desencadenar la movilización de la placa de ateroma, que obstruyendo la luz de la arteria coronaria desencadena el infarto.

Los estudios actuales nos relacionan las enfermedades cardiovasculares con peor higiene oral, pérdida de dientes y enfermedad periodontal activa. Debemos tener en cuenta que como causas de enfermedad cardiovascular predominan el tabaquismo, diabetes mellitus, hipertensión arterial e hipercolesterolemia.

 

Como conclusión podemos reafirmar la importancia que debemos darle al tratamiento de las encías. Cada día son más los pacientes que son rehabilitados a nivel oral y se pasa por alto un tratamiento periodontal y educación oral previa para poder favorecer que dicho paciente cuide y mantenga su rehabilitación durante muchos años.

Desde VegaDortaDental recomendamos que realices tus visitas de control anuales para poder mantener un estado de salud oral óptimo. Te ayudaremos a conseguirlo!