Las fracturas en un diente se producen con más frecuencia de lo que piensas. No necesariamente se nos puede romper o fracturar un diente cuando comemos algo muy duro, o tenemos algún hábito/accidente que provoque directamente la fractura dental. De hecho, en la mayoría de casos, el paciente refiere la fractura cuando comía algo blando, o que apenas requería fuerza en la masticación.

También tienes que saber que rechinar los dientes o apretar puede conducir a la fractura de algún diente. El desgaste dental que se va produciendo con el rechinamiento provocará que tus dientes sean más frágiles y aumente la probabilidad de dichas fracturas.

El resultado de cualquiera de estos eventos suele ser dolorosa y puede conducir a enfermedades orales de tipo infeccioso, por ejemplo, el flemón por causa dental.

¿Por qué cuando se fractura un diente existe un estímulo muy doloroso que nos evita comer en esa zona? La presión que se genera en el diente genera que un estímulo doloroso en la pulpa que es la zona vital o sensible del diente. El dolor se manifiesta con presión, sensibilidad al frío y al calor.

El tratamiento de un diente roto dependerá del tipo de fractura y la localización de esta. Nuestros especialistas del servicio de endodoncia valorarán tu caso y te aconsejarán la mejor solución para tu caso. Tal vez lo más importante sean las visitas periódicas para diagnosticar y poder tratar las causas que pueden provocar las fracturas dentales.

 

Os presentamos un caso de un diente sano que se fracturó completamente.